Pastel proteico con albaricoques, arándanos y pistachos, saludable, sin azúcar y bajo en hidratos

Sep 27, 2022 | Dieta y nutrición, Recetas saludables

En este pastel proteico utilizamos albaricoques y arándanos, pero, si lo prefieres, también puedes hacerlo con melocotón, nectarina, cerezas, o cualquiera de tus frutas preferidas.

Modo de preparación: 

Vamos a utilizar para enriquecer la masa proteína en polvo sabor vainilla, le dará un toque dulce sin necesidad de añadir edulcorante. Si quieres que sea un pastel más para consumirlo como postre, puedes aumentar su dulzor con eritritol o una alternativa líquida que venga bien para el horno. Debes tener en cuenta que dependiendo del tipo de queso fresco o quark que emplees, te saldrá un pastel más o menos húmedo. 

Es conveniente que lo dejes enfriar varias horas en la nevera envuelto en hojas de papel de cocina para que suelte el exceso de agua. Te aconsejo que escurras antes el queso fresco, perderá peso, pero lo puedes compensar poniendo al inicio más cantidad, o echando un yogur espeso o quark que no sea del todo desnatado.

Tiempo de elaboración del pastel: 

El tiempo total es de 1 h y 5 m, 15 m de preparación y 50 m de cocción.

Dificultad:

Fácil.

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 100 g de claras de huevo
  • 500 g de queso fresco batido desnatado o quark
  • 1 proteína en polvo (scoop) sabor vainilla o neutra
  • 5 ml de esencia de vainilla (añadir más si se usa proteína neutra)
  • 60g de almendra molida
  • 6 g de levadura química (impulsor) (1 y 1/2 cucharaditas)
  • Ralladura de naranja o limón al gusto
  • Albaricoque al gusto
  • Arándanos frescos al gusto
  • Pistachos picados al gusto.

Empezamos: 

  • Debes precalentar el horno a 170 ºC con calor arriba y abajo, toma un molde y forra con papel antiadherente de hornear. El molde puede ser redondo o cuadrado, que tenga unos 20 cm de lado. 
  • Lava la fruta y déjala preparada y seca.
  • A continuación has de batir en un recipiente los huevos con las claras y el queso fresco o yogur. Échale la vainilla líquida si la vas a usar. Agrega la proteína en polvo, la almendra molida, la levadura, la ralladura cítrica y mezcla todo bien con las varillas hasta que obtengas una masa sin grumos.
  • Vierte en el molde la masa y distribuye la fruta por encima, que previamente habrás cortado. Al hornearse la masa subirá y verás como la fruta queda algo hundida. 
  • Coloca encima un par de puñados de pistachos picados u otro fruto seco crudo y hornea a media altura durante unos 45-55 minutos, o hasta que al pinchar el centro con un palillo salga prácticamente limpio.
  • Antes de desmoldar espera unos minutos y tras estos puedes sacar el pastel de su molde  ayudándote del papel. 
  • Una vez que lo hayas sacado, dale la vuelta con la ayuda de un plato o una rejilla y deja enfriar sobre unas hojas de papel de cocina.
  • Cuando ya esté a temperatura ambiente llévalo a la nevera para que enfríe al menos dos horas ¡y listo!

¿Te atreves a preparar este pastel?, puedes tomarlo en el desayuno, como merienda o después de tu actividad física. Ponle un puñado más de pistachos por encima o unas frambuesas y disfrutarás de un pastel sabroso y saludable. Recuerda también en verano seguir una dieta adecuada y equilibrada,  y ¡buen provecho! 

Quizás te interesa…

Diabetes tipo 2 y grasa abdominal

Diabetes tipo 2 y grasa abdominal

La Organización Mundial de la Salud (la OMS) señala que más del 80% de los españoles padecen sobrepeso y más de 2 millones sufren diabetes, aunque lo ignoran. Ya sabes que la salud también está en el peso, no es solo por una cuestión estética, estar en un peso...

Celebra Halloween con estos snacks saludables

Celebra Halloween con estos snacks saludables

Ya está cerca la fiesta de Halloween y si eres de los que lo celebran con disfraz y comida incluida, te interesa lo que te vamos a contar. El exceso de azúcar no es nada saludable así que puedes preparar unos snacks deliciosos sin atiborrarse de productos procesados y...

La relación entre obesidad y  trombosis venosa profunda

La relación entre obesidad y  trombosis venosa profunda

La obesidad es uno de los principales factores de riesgo que puede hacer que sufras  trombosis venosa profunda. Cuando tienes además obesidad mórbida, que es aquella en la que el IMC supera los 40, el riesgo es dos veces mayor respecto de las...