¿Cómo caminar para adelgazar?

May 12, 2021 | Consejos

El mero hecho de caminar y salir a pasear ya puede darnos la cantidad de ejercicio mínima que requiere nuestro cuerpo para mejorar en salud y perder peso. Además, tiene una serie de ventajas extras como reducir la posibilidad de sufrir accidentes cardiovasculares o padecer depresión

¡Quiero andar! ¿Qué debo tener en cuenta?

Si las ventajas del paseo te han convencido y quieres empezar cuanto antes, lo interesante es conocer un par de cosas antes de salir a mover las piernas.

  • Primero consulta a tu médico: si hace mucho que no ejercitas tu cuerpo, es recomendable que antes de lanzarte a la aventura de recorrer caminos hables con él. Sobre todo si has sufrido dolores severos en el pecho, cuello, brazos y cabeza con anterioridad. Tu médico está para ayudarte y te dará información sobre tu estado de salud y cómo debe ser el ejercicio para no pasarte.
  • Segundo, elige bien la ropa: tanto un par de zapatos de calidad como ropa que absorba la humedad de nuestro sudor, son las inversiones adecuadas para comenzar nuestro camino hacia una salud mejor. ¡No los pases por alto!

 

El calentamiento es siempre el primer paso

Calentar siempre es el primer paso y la mejor preparación antes de realizar actividad física, y andar no es una excepción que se libre de él. Sigue estos pasos para que todo fluya como la seda y tu camino sea lo más efectivo posible:

  • Comienza a caminar a un ritmo bajo y si quieres y puedes, con un par de pesas en las manos. Aumenta la velocidad poco a poco, mantén el ritmo durante al menos tres minutos y después reduce un poco.
  • Durante un minuto alterna y levanta las rodillas hacia las caderas a medida que subes y bajas ambos brazos y aprietas los abdominales en cada paso.
  • Para terminar, da un paso ancho hacia la derecha, acerca tu pie izquierdo al derecho cerrando ese paso y repite en la dirección opuesta. Muévete hacia delante y hacia atrás con un ritmo rápido durante un minuto y ya estás listo.

¿Cuánta distancia hay que caminar?

Se estima que una persona camina de media al menos 2.000 pasos en un kilómetro y medio, y que con ello quema alrededor de 100 calorías.

Para poder perder medio kilo por semana (un objetivo saludable y realista según los expertos) necesitamos quemar al menos 1.000 calorías por día, el equivalente 10.000 pasos diarios o 7 kilómetros. Lo que con fuerza de voluntad y en intervalos (no tienen por qué ser seguidos) se puede conseguir.

¿Tengo que tener en cuenta la postura y el ritmo?

Así es. Lo ideal es ponerse erguido, con los pies en línea a las caderas y los codos doblados a 90 grados aproximadamente y con los brazos abiertos. Presta siempre atención a tu pie trasero cuando andes y despégalo del suelo con fuerza a la hora de dar el siguiente paso, eso ayudará a activar los músculos correctos y alcanzar el patrón de movimiento óptimo.

Ten en cuenta también la cantidad de pasos que das en un minuto, deben ser al menos 130 por minuto y si ves que no lo alcanzas, siempre puedes acelerar el ritmo poco a poco.

¡Cuando te des cuenta ya estarás en pleno camino hacia una salud mejor y un peso menor! ¡Enhorabuena!

Como vemos, caminar es un deporte muy completo que nos puede ayudar a adelgazar y con ello a gozar de mayor salud, sobre todo si ponemos en práctica estos útiles consejos y alcanzamos nuestro ritmo óptimo. ¡Anímate!

 

Quizás te interesa…

Diabetes tipo 2 y grasa abdominal

Diabetes tipo 2 y grasa abdominal

La Organización Mundial de la Salud (la OMS) señala que más del 80% de los españoles padecen sobrepeso y más de 2 millones sufren diabetes, aunque lo ignoran. Ya sabes que la salud también está en el peso, no es solo por una cuestión estética, estar en un peso...

Celebra Halloween con estos snacks saludables

Celebra Halloween con estos snacks saludables

Ya está cerca la fiesta de Halloween y si eres de los que lo celebran con disfraz y comida incluida, te interesa lo que te vamos a contar. El exceso de azúcar no es nada saludable así que puedes preparar unos snacks deliciosos sin atiborrarse de productos procesados y...

La relación entre obesidad y  trombosis venosa profunda

La relación entre obesidad y  trombosis venosa profunda

La obesidad es uno de los principales factores de riesgo que puede hacer que sufras  trombosis venosa profunda. Cuando tienes además obesidad mórbida, que es aquella en la que el IMC supera los 40, el riesgo es dos veces mayor respecto de las...